dimecres, 25 de gener de 2006



January 24, 2006

Editorial

Army Troglodytes in Spain

It is a basic principle of democracy that army officers do not publicly challenge the legitimacy of elected governments or talk about marching their troops into the capital to overturn decisions of Parliament. Yet that is just what has happened twice this month in Spain, a country whose 20th-century history compels it to take such threats seriously, even when the chances of insubordinate words' leading to insubordinate actions seems quite unlikely.

The response of the center-left government of Prime Minister José Luis Rodríguez Zapatero has been appropriately firm, including the dismissal and arrest of one of the culprits, a senior army general. Regrettably, the center-right Popular Party, the main opposition group, seems more interested in making excuses for the officers than in defending the democratic order in which it has a vital stake.

Spain's swift and smooth passage to modern democracy after the death of Francisco Franco in 1975 makes it easy to forget the horrors of the civil war and the brutal dictatorship that preceded it. Those nightmares began when right-wing army officers rebelled against an elected left-wing government they considered to be illegitimate and too deferential to regional separatists.

Spanish society, Spanish politicians and, for the most part, Spanish military officers have come a long way from that era, moderating their views and deepening their commitment to democratic give-and-take. But the Popular Party has had a hard time getting over its electoral defeat nearly two years ago, days after the terrorist bombings of commuter trains in Madrid. It has never really accepted the democratic legitimacy of that vote. It is time for the Popular Party to move ahead. Spanish democracy needs and deserves vigorous bipartisan support.


EDITORIAL 24-01-06 The New York Times: "Trogloditas en el Ejército en España" censura al PP por excusar a los militares que desafían al orden democrático el prestigioso rotativo acusa a los conservadores de no aceptar la legitimidad de las últimas elecciones

El diario estadounidense 'The New York Times' publica un editorial, titulado "Trogloditas en el Ejército en España", en el que lamenta la posición adoptada por el PP ante las declaraciones de varios oficiales militares sobre las negociaciones del Estatut de Catalunya y dice que el partido debe "moverse hacia adelante" en el apoyo a la democracia."Al Partido Popular le ha costado mucho superar su derrota electoral de hace casi dos años, días después de los atentados terroristas contra los trenes de Madrid. Realmente nunca ha aceptado la legitimidad democrática de aquellas elecciones. Ha llegado el momento de que el Partido Popular se mueva hacia adelante. La democracia española necesita y merece un apoyo vigoroso de los dos partidos", dice el texto.
El diario hace una breve referencia a las manifestaciones militares españoles para decir que "la respuesta del presidente del Gobierno de centro-izquierda, José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido adecuadamente firme, incluyendo la destitución y el arresto de uno de los culpables, un destacado general del Ejército".Sin embargo, añade que "lamentablemente, el Partido Popular de centro-derecha, principal grupo de la oposición, parece estar más interesado en inventar excusas para los oficiales que en defender el orden democrático en el que tiene un interés vital".
El diario subraya que "un principio básico de la democracia es que los oficiales del Ejército no desafíen públicamente la legitimidad de los Gobiernos electos, ni hablen sobre hacer que sus tropas marchen hacia la capital para anular las decisiones del Parlamento", pero eso "ha ocurrido este mes y en dos ocasiones en España, un país cuya historia del siglo XX le obliga a tomarse en serio este tipo de amenazas, aún en el caso de que pareciera bastante improbable que las palabras de insubordinación pudieran conducir a acciones insubordinadas".
Para el 'Times', "la tranquila y rápida transición de España a la democracia moderna, tras la muerte de Francisco Franco en 1975, hace que le sea fácil olvidar los horrores de la guerra civil" y "la brutal dictadura que la precedió". "Aquella pesadilla empezó cuando los oficiales de derechas del Ejército se rebelaron contra un Gobierno electo de izquierdas que consideraban ilegítimo y demasiado deferente con los separatistas regionales", prosigue el texto.
Para el influyente diario, "la sociedad española, los políticos españoles y, en su mayoría, los oficiales del Ejército español han recorrido un largo camino desde aquella época, han moderado sus opiniones y han intensificado su compromiso con el toma y daca democrático", pero "al Partido Popular le ha costado mucho superar su derrota electoral de hace casi dos años" y tiene que "moverse hacia adelante".